29 de enero de 2010

Y los peces de colores de mis botas y tus marchitos zapatitos de tacon, locos por naufragar, salieron a bailar al ritmo de la lluvia sobre las capotas, el rocanrol de los idiotas.